Corrección de cirugías nasales previas

La cicatrización es un proceso lento y gradual. La punta de la nariz puede presentar algo de hinchazón y entumecimiento durante meses. Es posible que usted no pueda ver los resultados finales hasta por un año.
Algunas personas se encuentran insatisfechas con el resultado estético y/o funcional de una cirugía nasal previa. Dentro de la cirugía plástica esta es una de las intervenciones más complejas porque conlleva a secuelas postquirúrgicas, que dan insatisfacción con el resultado y/o respiración difícil.

 

Lo ideal sería que la nariz fuese intervenida lo menos posible. No obstante, un paciente que acude a consulta para tratar una nariz ya operada, es alguien pleno de incertidumbre, que no se encuentra satisfecho con su imagen y que le preocupa cómo luce. Por lo tanto, es alguien ansioso por encontrar una solución a su problema. Para dicha problemática debe realizarse un correcto diagnóstico y la adecuada elección de técnicas quirúrgicas que harán la diferencia.

 

Toda corrección o mejora en una cirugía secundaria de nariz debe realizarse, idealmente seis meses a un año después de la primera cirugía, esto con el fin de dar tiempo a que la inflamación de los tejidos desaparezca por completo.

 

Es importante anotar que en la nariz ya operada los tejidos de la cavidad nasal han sido alterados y por lo tanto responden de manera distinta a la cicatrización. Una cirugía secundaria de nariz debe acercarse al problema de manera precisa mediante un diagnóstico lo más certero posible.