Manejo de complicaciones por biopolímeros

La extracción de biopolímeros con láser es un procedimiento quirúrgico y como tal debe ser practicado por un especialista que domine la técnica y pueda ofrecerle a sus pacientes resultados efectivos. Esta se practica en un quirófano, bajo anestesia general, conductiva o local según la prescripción médica del anestesiólogo.

El retiro con esta técnica ha demostrado ser más eficiente en la eliminación de sustancias extrañas al organismo o sustancias de relleno.

Ahora se pueden retirar una mayor cantidad de sustancias de relleno o biopolímeros con unas mínimas cicatrices, lo cual no es posible con las técnicas de retiro de biopolímeros que no usan láser.

Los beneficios que se obtienen al realizarse una extracción de biopolímeros con láser son:

  • Extracción de la mayor cantidad de material de relleno o biopolímero.
  • Cicatrices mínimas.
  • Extracción hasta de los materiales más duros.
  • El trofismo o daño de los tejidos afectados mejora.
  • Recuperación de la autoestima y mejoría de la calidad de vida.
  • En los pacientes con biopolímeros en los glúteos se realiza una lipoinyeccion glútea y se recupera la forma de los glúteos.

Los biopolímeros producen secuelas estéticas, daños profundos e incluso infecciones que pueden conducir hasta la muerte, por lo cual se recomienda a las pacientes que presentan síntomas, practicarse una extracción láser antes de que estas sustancias migren a diferentes partes del cuerpo o a los órganos, causando daños mayores irreversibles.